Busco trabajo en Madrid


Buscar trabajo es un trabajo en sí mismo. La palabra 'crisis' se escribe con mayúsculas cuando sus consecuencias toman forma en la vida de uno mismo.

Sin embargo, aún en plena crisis hay demanda de mano de obra en ciertos puestos de trabajo. Tanto para aquellos que buscan algo estable como para los que necesitan algo temporal para ir tirando adelante. Para los jóvenes que necesitan independizarse y para los mayores de 40 años que sienten el vértigo de estar de pronto en paro.

De estar sin trabajo, lo más importante es evitar pensar que es una desgracia personal: las cifras de desempleo son las peores en una década. Es necesario coger fuerzas y buscar empleo valorando distintas alternativas, como echar currículos por cuenta propia, apuntarse a páginas ‘web’ del sector o, incluso, analizar si interesan o no las ofertas de una empresa de trabajo temporal.

AGETTdefine el perfil de quienes acuden a estas empresas como el de un varón joven, hasta la treintena, casi siempre de la construcción y que busca trabajo con urgencia en cualquier otro campo.

No obstante, hay muchas más alternativas. Los desplomes de la construcción y la automoción no han afectado apenas a las mujeres, quienes presentan un perfil distinto del requerido en estos sectores; y aquellos que han hecho Formación Profesional y otros módulos trabajan en cuanto se titulan

La FP se ha fomentado poco, hay demasiado licenciado. La tasa de desempleo de los técnicos apenas alcanza el 5%.

¿Dónde hay trabajo?

Hostelería: Primero los perfiles profesionales de mayor cualificación en restaurantes disponen de la titulación de grado en turismo o de algún ciclo formativo de grado superior en la familia del turismo y la hostelería, por ejemplo, de guía, información y asistencia turísticas; de gestión de alojamientos turísticos; de información y comercialización turísticas; etc.

Estos perfiles en muchas ocasiones trabajan en restaurantes con responsabilidad y realizan tareas de gestión, con lo cual es conveniente que dispongan de alguna formación adicional, como por ejemplo un máster en dirección hotelera.

La tendencia a la especialización en el sector de la restauración y la hostelería está dando lugar a una fuerte demanda de profesionales con tareas muy específicas; por lo tanto, una vez realizada la formación de base es conveniente llevar a cabo cursos de especialización que certifiquen conocimientos específicos en un ámbito concreto, por ejemplo, cursos de turismo sostenible, de turismo cultural, rural o termal, etc.

Además, hay que destacar que los profesionales de los restaurantes deben disponer de formación relacionada con la aplicación de nuevas tecnologías aplicadas a la gestión, conocimientos avanzados de marketing y de calidad turística y disponer de un nivel alto en alguna lengua extranjera, principalmente, en inglés.

Los profesionales de la restauración , además de tener los conocimientos necesarios para ejercer una ocupación, deben tener desarrolladas competencias relacionadas con el trato a las personas. Así, para un profesional que trabaja en restaurantes u hostelería es imprescindible tener competencias como la orientación al cliente, el buen trato, la empatía y la capacidad de comunicación.

Banca y entidades financieras: Contrata menos gente que antes, pero contrata, en especial en el área comercial. La crisis crediticia ha golpeado a todo el sector, aunque de momento la situación no es dramática. La banca minorista y la banca personal son las divisiones más apropiadas, según Randstad, porque buscan gente que pueda captar nuevos clientes.

El perfil que abarca este sector es muy amplio y "la edad no importa", afirma Maroño. Algunos puestos exigen más cualificación que otros, pero hay distintos tipos de oportunidades. Por ejemplo, los extranjeros tienen a favor el posible conocimiento de varios idiomas y la cercanía con algunos colectivos de inmigrantes, como en el caso de empresas dedicadas a remesas.

Teleoperador: En plena crisis, las empresas quieren optimizar sus recursos (atención al cliente) y vender más (telemarketing). No es necesario tener una cualificación o experiencia previa porque las compañías suelen dar una formación inicial. Este tipo de servicios, como atención técnica o gestión con los clientes, abarca desde los seguros a la banca y la telefonía móvil. Numerosas empresas externalizan estos servicios.

Comercial: Demanda mucha mano de obra porque las empresas, para sobrevivir, necesitan vender mejor sus productos, en especial en los sectores más competitivos. Más que cualificación, el perfil buscado exige cercanía con el cliente. Saber idiomas es importante, siendo dos de los más ventajosos el alemán y el francés.

Alimentación: La demanda de productos de primera necesidad es eterna. El sector más beneficiado por la crisis es el de productos de gama blanca, aquellos más baratos que distribuye cada cadena. En cualquier caso, hay demanda de mano de obra en puestos como empaquetador, comerciante, vendedor de promociones y reponedores. El periodo de adaptación es mínimo y la temporalidad alta.

Oficios: El trabajo industrial y otros oficios como electricistas, fontaneros, ebanistas, mecánicos, técnicos de electrónica ofrece más empleo del demandado. La tasa de paro entre aquellos que hacen módulos es muy baja.

De todos estos sectores económicos, los más exigentes para conseguir un empleo son los de sanidad, renovables y telecomunicaciones por su requerimiento de alta cualificación. No obstante, en ellos la edad apenas importa, según AGETT.